martes, 11 de diciembre de 2012

merci


No sé si me ha crecido,
pero no puedo con mi alma
me pesa mil millones
de huesos, carnes y tendones,
de sangres, y otros fluidos,
con límites de papel.
No sé si me he caído
en un Lovekraf Furlokiano
con historias imposibles
hilvanando redes cuánticas
siendo yo, siendo él.

El centro de gravedad baja
y con él no van las alas
solo los ombligos anudados
en esta realidad.
No sé decir mentiras
ni sé contar la verdad,
todos los mundos en este
por dentro y en revestimiento
con el fósforo en las cerillas
para quién se quiera alumbrar.


4 comentarios:

  1. Pues aligera, querido jinquer, que nos tenemos que ver pronto. No sabrás contar la verdad, dices; pero tus ojillos la cantan.

    Abrazos que alumbran, de los de verdad.

    Julia

    ***Qué de pájaros ¿no?***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Julia, muchos pájaros, quienes observan los ven, reunidos, parados, pero todas las respuestas son conjeturas, como diría Platon, vivimos en una cueva, y nuestra mentira es la divina proporción con la verdad.
      Quizá el mundo real necesite de este ilusorio.
      No sé.
      Y cada vez más sé, que nadie sabe, pero a todos nos gusta aparentar lo contrario.
      Nos gusta ser perros del saber, guardianes del conocimiento, y los que más apenas descubrimos el propio estiércol en el corral bajo los pies.
      El mundo es reflejo,
      eso nos gusta pensar
      cuando vemos que todo se va.
      (¿Me hago viejo?)

      b7s

      Eliminar
  2. Bonito poema...mis felicitaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, porque a mi mismo, me cuesta de entender.
      A veces despierto Lutier, hoy debe ser un gran día.

      b7s

      Eliminar