miércoles, 8 de febrero de 2017

Así lo hicimos XXI

En un momento dado del siglo XXI demasiada gente empezaba a saber que el sistema monetario es una estafa, un sistema de deuda, donde todo es mentira.
La escala de valores a nivel institucional ya estaba abajo del todo, hacer a los ciudadanos más tontos solo podría servir para que no  pudieran cumplir sus cometidos. Había que meter a todo el mundo dentro de un sistema participativo de fraude.
Pusimos un chip en los cajeros para que de cuando en cuando expulsaran algún billete, rechazando el ingreso, con la leyenda de
 "Le agradeceríamos que no volviera a introducir este billete"
Funcionó de maravilla. La mayoría, prácticamente el 99,99, decidía volver a colocar el billete en la cartera y usarlo en cualquier compra de pequeño comercio que no dispusiera de detector de papel moneda falso. Lo mejor de la jugada era que los billetes eran auténticos, lo importante era que los usuarios creyeran que eran falsos y que los pusieran en circulación, convirtiéndose en cómplices de los estafadores a nivel mental. Los billetes atacados eran de cualquier importe,, sin que nadie pudiera apreciar su falsedad con los ojos o los dedos, porque sencillamente, no eran falsos, eran auténticos.
Eran tan auténticos como el afán defraudador de los que creían que estaban pasando billetes falsos, aunque fueran verdaderos.
Aquel modo de pensar, fue la llave que condujo a una aceptación del verichip, que incrustado en los seres humanos estaría conectado a la cuenta bancaria y no habría posibilidad de fraude. Era una forma de librarse de la autoculpabilidad, y por ende, de ser más felices.






Este video de Chomsky es la primera manipulación,
pues el
 verdadero
autor
 es
Sylvaine Timsit


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada