miércoles, 11 de junio de 2014

Y hoy, sin besos,
no fue un día más,
fue un día menos,
sin quererse comparar.

No son los días iguales,
ni las noches (que te quiero)
con el tiempo intermitente
de quincena o mes entero.
Tras las bambalinas
se oía tu voz
alegre.
El flujo de la calle
era un rumor
inocente
que se alienaba
en un curso
de besos.
Todos somos aprendices
con la escoba del brujo,
barriendo rincones oscuros,
buscando ser más felices.

Y hoy, sin besos,
no fue un día más,
fue un día menos,
sin quererse comparar.

"Hoy" no quiso competir
con ayer ni con mañana,
Ni ser igual ni diferente,
y en su propio jugo
nos regaló unos versos
del tiempo que pasa.

Castaño y cerezo


4 comentarios:

  1. No sienta bien la dieta de melancolía y cerezas.

    ResponderEliminar
  2. Es que las castañas tardan más en madurar

    ResponderEliminar
  3. Uf... de lo mejor que (me) has dado, hasta sin titulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por una sonrisa un cielo, que decía Gustavo.

      Eliminar