lunes, 20 de mayo de 2013

Dos segundos

Cuenta la historia que Juan Francisco llegó extenuado tras un duro día de trabajo y mucho, muchísimo sueño atrasado, entró en su habitación y se "dejó caer sobre la cama". En el momento que su cuerpo se hundía en el colchón y su cabeza aplastaba la almohada vio que un barrote del cabezal de la cama, justo encima de sus ojos, se despegaba, pero siguió cerrando los ojos, y se durmió.
Despertó en una cuna, su cuerpo apenas medía 40 cm. Creció fuerte y sano, hablaba francés a la perfección. Fue niño, adolescente, adulto y revolucionario hasta el año 1792.
Jean Francois tuvo riñas infantiles, amoríos juveniles, descubrimientos sorprendentes de paisajes, los unos por dentro, los otros por fuera. Sufrió dolores de muelas, golpes en la espinilla, dolores, placeres, una vida intensa hasta que en el año de 1792 fue condenado a la guillotina.
Aquel día subió los peldaños que nunca iba a bajar pensando en sus hijos, en su amada esposa, en su vida y en su muerte. Apoyó la cabeza esperando el golpe fatal. Oyó correr la cuchilla por los rieles y de repente, cuando el filo penetró en su cuello, despertó.
Estaba allí, tumbado en la cama, el barrote de madera acababa de golpearlo en la garganta.
Dos segundos, una vida.

6 comentarios:

  1. qué tal una charlotta??
    Hice una de nisperos esta semana y me quedó de rechupete.
    No es una titaina, pero entretiene.

    ResponderEliminar
  2. un relato que me hizo recordar mi propia experiencia.
    duermo poco, entre cuatro y cinco horas diarias -ni siquiera tomo siestas- y tengo mucho sueño acumulado.
    hoy sonó el despertador y me dije "dentro de 10 minutos me levanto" y entonces soñé:
    entre otras cosas, me vi echado boca arriba encima de un muro bajo. había una mujer encima mío a horcajadas mirándome muy fijamente mientras nuestros labios apenas se rozaban y yo le robaba algunos intermitentes besos.
    ella no era bonita pero tenía un sex appeal tremendo.
    estábamos vestidos.
    el sueño terminó y cuando me acerqué al despertador habían pasado los diez minutos que esperaba que pasasen pero multiplicados por 9.
    a todos nos ocurre casi lo mismo que en tu relato.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar sigue siendo un misterio. Ya sé que la ciencia dice que tiene las respuestas, pero una cosa es inducir a soñar y otra la explicación.
      Gracias por compartir.
      Saludos.

      Eliminar
  3. despertar luego del guillotinazo, ufff, quizás así sea un mal sueño
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay misero de mí,
      apuntar sueños pretendo,
      cual Segismundo nací.
      Es vida el sueño?

      saludos

      Eliminar